jueves, 27 de agosto de 2015

La Trampa.


Las redes de lo efímero, 
las trampas del antídoto y el muro sin saltar. 
El faro tan lejos del mar y el sueño tan inducido 
negocian con algo parecido a una falso bienestar. 
Lo urgente por sobre lo importante, 
la mente por sobre lo desesperante 
y el amor por bajo toda amenaza de debilidad. 
Asombrosamente  
el hombre se vuelca al trabajo
como droga latente
derivando en delirios de narcisismo y libertad.
Este vicio sin vanidad
hace estragos en la gente, 
desparramando restos de entes 
vacíos de sensibilidad.
Yo me aferro con los dientes, 
con la apuesta disidente, 
porque hay que ser muy valiente para arriesgarse a amar.

Safe Creative #1006296700524

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada